Cigna desgrana los once mitos más extendidas sobre la gripe y el catarro

Cigna ha elaborado un listado con los onces mitos mkás extendidos sobre la gripe y el catarro:

– Una gripe y un fuerte resfriado son lo mismo. La gripe y el resfriado vienen provocados por virus diferentes, y los síntomas, aunque muy parecidos, no son iguales.

– Un catarro mal curado acaba en gripe. Un resfriado es una patología que nunca estará ‘mal curada’. Si pasa un tiempo y los síntomas persisten es que realmente hay otra enfermedad de por medio.

– La vacuna contra la gripe asegura no contraer esta enfermedad. Estas vacunas protegen de los subtipos existentes en la temporada anterior, por lo que su efectividad oscila entre el 40% y el 60%.

– La vitamina C previene y cura el catarro. No se ha demostrado que la vitamina C reduzca la incidencia de los resfriados ni que afecte en su duración.

– Los antibióticos ayudan a superar la gripe. Estos acaban con las bacterias, pero no con el virus.

– Salir a la calle con el pelo mojado en invierno hace que enfermemos. No hay pruebas científicas que avalen que la humedad y el frío causen resfriado o gripe, sino otras enfermedades como la neumonía.

– No hay que hacer ejercicio cuando se está enfermo. No es mejor ni peor, pero si se va a acudir al gimnasio estando resfriado hay que asegurarse de lavarse las manos constantemente para no contagiar a otros deportistas. No obstante, para prevenir un catarro, hacer ejercicio es una de las prácticas más recomendables.

– Hay que ‘sudar’ la fiebre durante el resfriado. Pese a que la sudoración es un excelente mecanismo para combatir el aumento de la temperatura corporal, el acto de taparse provoca que el sudor se enfríe sobre la piel, provoque frío y haga un efecto rebote aumentando la temperatura corporal. Lo conveniente es tomarse baños de agua tibia para refrescar el organismo.

– No abrir la ventana de las estancias cuando estamos enfermos. Hay que abrirlas, aunque sea unos minutos. La ventilación es fundamental, sobre todo en entornos cálidos.

– Hay que evitar los lácteos cuando se está enfermo. Está muy extendido el mito de que los productos lácteos causan flemas, pero lo cierto es que solo pueden afectar si se tienen problemas de salud, intolerancia o alergias a este tipo de alimentos.

– Tomar sopa caliente es un ‘cuento’, no ayuda a la recuperación. Varias investigaciones avalan que la mezcla de vitaminas y nutrientes del caldo de pollo, por ejemplo, poseen un efecto antiinflamatorio que ralentiza el crecimiento de los leucocitos implicados en la liberación de mucosidades y contiene otros agentes medicamentosos parecidos a las sustancias farmacológicas modernas contra el resfriado.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

No Replies to "Cigna desgrana los once mitos más extendidas sobre la gripe y el catarro"