Las compañías corren el riesgo de sufrir un déficit estratégico en salud y bienestar

Seis de cada diez empresas (58%) en Western Europe no tienen una estrategia formal de salud y bienestar, a pesar de la prevalencia del estrés en el lugar de trabajo y de la importancia de estas políticas en la atracción de talento, según se desprende del estudio Benefits Trends 2017 de Willis Towers Watson. El informe también señala que solo el 25% de las corporaciones han incorporado la salud y el bienestar de sus empleados en sus objetivos organizacionales o en su declaración de valores, aunque el 44% afirma que lo incluirán dentro de tres años.

A pesar de este déficit estratégico, la dirección está preocupada por el bienestar y la salud de sus empleados: el 57% asegura que el estrés es el principal problema, mientras que el 27% muestra su preocupación por la falta de actividad física. A ello se suma que más de la mitad de las empresas (57%) dicen que su paquete de beneficios mejora la atracción y la retención. Para tratar de asegurar una ventaja competitiva, el 71% planea personalizar sus políticas de salud y bienestar durante los próximos tres años.

Ana Matarranz, directora general de Willis Towers Watson, señala que, “aunque es alentador que tantas empresas planifiquen alinear su estrategia de beneficios con sus objetivos organizativos y personalizar su oferta, muchos podrían no alcanzar sus expectativas porque carecen de la dirección estratégica y el conocimiento necesario para la implantación exitosa de este tipo de políticas”. Asimismo, añade que “demasiadas empresas no tienen una idea clara de lo que están gastando y por qué. Si bien, en una parte de ellas podemos encontrar un mosaico de iniciativas de salud y bienestar, el objetivo debería consistir en unirlas para crear una estrategia de beneficios alineada, integral y claramente presupuestada que luego se comunique para atraer y comprometer a sus empleados”.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

No Replies to "Las compañías corren el riesgo de sufrir un déficit estratégico en salud y bienestar"