Melilla, Murcia, Andalucía y Canarias, las comunidades donde más se defrauda al seguro

Melilla, Murcia, Andalucía y Canarias son las cuatro comunidades autónomas que más defraudan al seguro, según se desprende del V Mapa AXA del Fraude en España, y que ha analizado más de 56.000 siniestros sospechosos de fraude de los negocios de Auto, Multirriesgos y Diversos. La tasa de fraude en el conjunto de España -entendida como el número de siniestros fraudulentos entre el total de siniestros- ha pasado del 1% al 1,73% en los últimos seis años. Durante el año 2017 AXA evitó pagos indemnizatorios fraudulentos en todos sus ramos –Vida y No Vida, Particulares y Empresas– por un importe total de 62,7 millones de euros, lo que supone un incremento de más del 6% respecto del año anterior. Desde 2007 estos pagos se han multiplicado por más de dos, pasando de 30 millones de euros a los actuales 62,7 millones. El cada vez mayor esfuerzo de la compañía, y en general de todo el sector, explica el aumento en un 9,3% del número de siniestros fraudulentos detectados, llegando a los casi 20.000.

Para Arturo López Linares, director de Siniestros de AXA, “el aumento de las indemnizaciones evitadas por la detección de casos de fraude es un aliciente para seguir invirtiendo y trabajando en la lucha contra estos delitos y en la protección del asegurado honesto, que son la mayoría de ellos”.

Auto sigue siendo el ramo que concentra el mayor porcentaje de fraude al seguro, con más del 60%. En 2012 siete de cada 10 siniestros fraudulentos se producían en este ramo, pero el porcentaje ha ido reduciéndose paulatinamente. En el ramo de Multirriesgos (Hogar, Comercio y Oficinas, y Comunidades) también se observa una caída de dos puntos porcentuales respecto al año anterior, hasta representar el 30%, motivado principalmente por una reducción del fraude en Comercio y Oficinas. Diversos (RC, Transporte, Industrias, Salud, Accidentes y Vida), en cambio, ha aumentado su peso hasta representar más del 10% del total, frente al 7,1% que suponía en 2012.

Del V Mapa AXA del Fraude en España también se deduce un aumento de los casos de fraude ocasional, también denominado fraude masa. En 2017 representaba el 55,2% de los casos, frente al 52,1% de 2016. Por su parte, el fraude premeditado, es decir; aquel en el que los daños reclamados son reales o ficticios, pero todos han sido planificados con antelación, supusieron el 41% de los casos de fraude evitados durante 2017, frente al 45% del año pasado. El más peligroso es el perpetrado por bandas o tramas organizadas, y ocasionalmente apoyadas por profesionales que buscan la industrialización de su proceso delictivo, que creció un 19% respecto a 2016. En su conjunto, el fraude organizado al seguro supone ya el 3,2% del total, frente al 1% que suponía en 2015. Del mismo modo, el importe medio a defraudar por las grandes tramas continúa mostrando una caída, pasando de los 5.500 euros de 2015, a los de 2.407 euros del año pasado; lo que indica que el fraude organizado ha tratado de cometer mayor número de delitos por un importe menor.

En cuanto al fraude al seguro en función de las causas aducidas, de los datos de 2017 se desprende que, en Auto, más del 88% de los casos tienen que ver con versiones falsas de siniestros durante la conducción. Apenas uno de cada diez fraudes contiene una versión que no afecta a la conducción y que está relacionada con otras situaciones como robo del vehículo, rotura de lunas o daños atmosféricos. Multirriesgos ofrece una mayor diversificación en las casuísticas del fraude, donde los relacionados con los daños por agua superan con mucho a la siguiente causa, los daños eléctricos. Los primeros suponen el 41% del total y los segundos el 27%. Por otro lado, los daños en Multirriesgos por fenómenos atmosféricos son los que más crecieron el año pasado, 4,5 puntos porcentuales, hasta representar ya el 12% del total. En cuanto a los importes, los casos de daños de agua representan un 39% del total del dinero defraudado en Multirriesgos. Finalmente, en el ramo de Diversos son las garantías de Responsabilidad Civil y Accidentes las que más se emplean para tratar de acometer fraudes.

Atendiendo al análisis del fraude por su naturaleza; es decir; si afecta solo a daños materiales o si persigue obtener indemnizaciones fingiendo daños corporales, el trabajo concluye que los primeros suponen el 73% casos. Y los corporales, el 27% restante. Sin embargo, a pesar de que los casos de fraude en lo que se reclama por un daño material suponen el 73%, concentran el 41,5% del total del importe que se intenta defraudar al seguro. Por su parte, el importe medio del fraude corporal en 2017 cayó un 19% respecto al año anterior; de los 8.000 euros de 2016 a los 6.500 del año pasado. Los importes medios que se tratan de realizar aduciendo daños materiales fueron significativamente inferior: 1.700 euros.

La detección de los casos de fraude tiene un impacto importante en la prima que pagan los asegurados por sus pólizas. El año pasado los pagos evitados por casos de fraude y que no fueron repercutidos en el resto de asegurados supusieron un ahorro del 5% en el seguro de Auto o del 17% en los casos de Responsabilidad Civil. Por otro lado, las consecuencias penales como resultado del fraude al seguro se han incrementado significativamente en 2016. Las condenas de cárcel declaradas por los tribunales por casos de fraude a AXA siguen creciendo. El año pasado aumentaron un 17%. Y el 88% de las reclamaciones judiciales llevadas a cabo durante el 2017 tuvieron consecuencias penales para los defraudadores. Dos de las principales razones de este incremento son el avance y las mejoras para probar y verificar la comisión de estos delitos, por un lado, y el acuerdo firmado por la Guardia Civil y Unespa en 2015 para mejorar la colaboración operativa en la lucha contra el fraude, por otro.

Las comunidades autónomas donde más de defrauda al seguro son Melilla (4,92%), Murcia (2,72%), Andalucía (2,63%) y Canarias (2,53%). Por el contrario, las comunidades autónomas con menor tasa de fraude al seguro son Madrid (0,76%), País Vasco (1,03%), Ceuta (1,27%) y Cataluña (1,38%). Por provincias, Cádiz, Huelva, Almería, Murcia y Santa Cruz de Tenerife son las que mayores tasas de fraude presentan; frente a Madrid, Guipúzcoa, Soria, Zamora y Vizcaya; que es donde menos se defrauda al seguro. En los últimos seis años la tasa de fraude nacional ha aumentado del 0,95% en 2012 al 1,73% de 2017.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

No Replies to "Melilla, Murcia, Andalucía y Canarias, las comunidades donde más se defrauda al seguro"