Violencia política e interrupción de las cadenas de suministro, reflejo de que el riesgo político persiste

Aon ha publicado los mapas de Violencia Política, Riesgo Político y Terrorismo para 2018. Según se expone en el informe, los riesgos relacionados con la Violencia Política se están incrementando a nivel global, debido a las tensiones geopolíticas, al debilitamiento de los gobiernos democráticos de corte liberal y a los efectos derivados de los conflictos crónicos en todo el mundo. Tanto es así, que la probabilidad de un conflicto entre estados, que incluya incluso a las grandes potencias, está en su nivel más alto desde el final de la Guerra Fría. Las crecientes rivalidades geopolíticas y la falta de liderazgo en la diplomacia internacional han contribuido a que se mantengan o incrementen los riesgos relacionados con un conflicto armado durante el último año. Los mayores índices de polarización en asuntos políticos, económicos y sociales en las democracias maduras, así como las divisiones entre las potencias occidentales frente a situaciones y amenazas complejas han contribuido también al empeoramiento de la seguridad global y a una mayor incertidumbre estratégica.

Con relación al Terrorismo, en el estudio se indica que el número de ataques terroristas en los países occidentales en 2017 (204) ha duplicado los perpetrados en 2016 (96), aunque la cifra de víctimas se mantiene en niveles similares. Distintas zonas en guerra en todo el mundo siguen actuando como “incubadoras” para el terrorismo internacional, aunque la amenaza global derivada del Estado Islámico parece haber remitido un poco. En particular, el sector turístico está teniendo que gestionar los riesgos derivados de los mayores niveles de terrorismo, constituyendo un objetivo enormemente atractivo para algunas organizaciones terroristas. En 2017 hubo al menos 35 ataques terroristas que afectaron directamente a sectores comerciales críticos para la industria turística, como hoteles y resorts, discotecas, aviación civil o atracciones turísticas.

Por último, en referencia al Riesgo Político, del informe se extrae que durante el último año el riesgo político se ha incrementado en once países y solo ha disminuido en dos, lo que pone de manifiesto la persistencia del riesgo político en todo el mundo, reflejada principalmente en el incremento de la violencia política y la interrupción de las cadenas de suministro. En Latinoamérica se están incrementando los riesgos políticos de cara a una complicada temporada de elecciones que está suponiendo el retraso de grandes reformas en Brasil y avivando el temor de una revocación de las reformas en México. Los grandes países están en riesgo de que resulten elegidos gobiernos populistas, mientras que los pequeños están experimentando también su parte de revuelo político. Pero la región que está experimentando mayores empeoramientos de sus calificaciones de riesgo es África. Los actuales conflictos entre países, el desgaste de los gobiernos democráticos y los cada vez más frecuentes escándalos de corrupción han conducido a una mayor violencia política. Grupos como el Estado Islámico o Boko Haram se están aprovechando de la fragilidad de las instituciones y las fronteras. Por otro lado, en Oriente Medio se sitúan algunos de los países con mayor riesgo del mundo: Irak, Siria, Yemen y Egipto. La inestabilidad y la violencia en la región han salpicado a los países vecinos, impactando negativamente en el comercio y el turismo.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

No Replies to "Violencia política e interrupción de las cadenas de suministro, reflejo de que el riesgo político persiste"


    Got something to say?

    Some html is OK