El Consejo General destaca cuáles son las 8 coberturas que no deben faltar en un buen seguro de esquí

El esquí y el snowboard se sitúan entre las 10 prácticas deportivas con mayor número de accidentes y de lesiones. Y esquiar sin seguro puede salir caro en caso de sufrir un accidente, aunque el coste variará mucho dependiendo del país y de la estación donde se encuentre.  

El precio de un rescate en montaña en España cuesta entre 200 y 300 euros si se realiza a través de los llamados ‘pisteros’, socorristas de las estaciones de esquí. Si resulta necesario el traslado a un centro hospitalario en helicóptero, el coste oscilará entre los 3.500 y 5.000 euros.  

Fuera de nuestras fronteras, un rescate en pista es mucho más caro: en países como Francia, Suiza o Italia ronda los 400 o 500 euros. Y si el traslado al centro médico se produce en helicóptero, el precio puede dispararse hasta los 8.000 euros, que tendrá que sufragar el esquiador, de su propio bolsillo, si no dispone de un seguro o si la pista en la que esté esquiando no cubre esas contingencias. 

Coberturas 

Antes de lanzarse a las pistas, es conveniente revisar bien las coberturas que incluye el seguro que contratamos y comprobar que es adecuado para la práctica deportiva que vamos a realizar y el destino al que nos dirigimos. Se puede contratar un seguro de esquí distinto dependiendo del número de días que se vaya a practicar y de las coberturas que se quieran incluir. Un seguro estándar viene a salir por unos 4-5 euros por día, y uno para toda la temporada se puede contratar a partir de los cuarenta euros. 

El Consejo General de Mediadores de Seguros nos da las claves de las coberturas que debería incluir un buen seguro de esquí. Estas son las que no deben faltar: 

-Rescate en pista. Cubre los gastos del operativo del rescate, que puede realizarse en trineos, en moto de nieve o incluso en helicóptero, dependiendo de lo inaccesible que sea la zona donde se encuentre el accidentado. 

-Gastos médicos quirúrgicos y farmacéuticos. Debe incluir los desembolsos de hospitalización y tratamientos tanto en España como en el extranjero. 

-Gastos de hotel y estancia. Incluidos si el accidentado necesita guardar unos días de reposo tras el accidente, así como los de sus acompañantes o familiares. 

-Reembolso del forfait y clases de esquí. En caso de accidente en la nieve a mitad de las vacaciones, el seguro contratado le devolverá el dinero en proporción a los días no disfrutados. 

-Gastos de pérdida, demora o daño del equipaje y del equipo deportivo. Si suceden durante el desplazamiento y le impide disfrutar de las vacaciones. 

-Responsabilidad Civil. Por los daños que pueda causar el asegurado a terceras personas durante la práctica del esquí. 

-Gastos de traslado de familiares o acompañantes. En caso de ser precisa la hospitalización durante más de cinco días del titular del seguro accidentado. 

-Cobertura de repatriación. Si el asegurado se accidenta en una estación del extranjero y hay que trasladarle a España. 

Comparte esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Sin respuestas a "El Consejo General destaca cuáles son las 8 coberturas que no deben faltar en un buen seguro de esquí"