El Hospital Universitario Sanitas La Moraleja incorpora un nuevo quirófano híbrido

La diferencia entre un quirófano convencional y un híbrido es la misma que había entre un teléfono móvil con o sin internet. “Es un salto de calidad sin precedentes y nos permite generar nuevos modos de comprender las enfermedades y su tratamiento”, ha explicado el Dr. Juan Manuel Fontcuberta, jefe de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, que ha instalado un nuevo quirófano híbrido. La sala híbrida combina e integra en un único acto el proceso diagnóstico y el tratamiento endovascular o quirúrgico. “Ahora contamos con un volumen de información de altísimo valor en el mismo momento en el que debemos tomar decisiones: podemos consultar imágenes diagnósticas previas, compararlas con el estudio realizado en el mismo quirófano y tomar decisiones con un mejor criterio y en el mismo lugar del procedimiento”, ha añadido Fontcuberta.

El primer salto disruptivo del quirófano híbrido es la planificación quirúrgica: la fusión de imágenes diagnósticas y el modelado 3D permite al especialista hacer un abordaje de la patología del paciente de un modo muchísimo más preciso, ya que la información que se obtiene en las pruebas exploratorias previas a la intervención y la situación anatómica en el momento de entrar al quirófano, existen variaciones. La nueva sala híbrida ayuda a detectarlas y modificar el planteamiento inicial, muchas veces hacia cirugías con menos incisiones y que permitirán a los pacientes recuperarse antes.

Comparte esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Sin respuestas a "El Hospital Universitario Sanitas La Moraleja incorpora un nuevo quirófano híbrido"