Sin seguros no habría Mundial de Fútbol

“Sin seguros no habría Mundial de Fútbol, Juegos Olímpicos, ni el más pequeño de los deportes de competición oficial”, afirma Michael Furtschegger, director de Ocio Internacional en Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS). “Pocos pueden asumir el riesgo necesario para organizar una competición de estas características, en especial si tiene las dimensiones del Mundial de fútbol”.

Dada la extraordinaria magnitud del “mayor espectáculo del mundo”, el seguro necesario es también espectacular. Cuando la FIFA anunció el conjunto de premios en metálico del Mundial 2018, ya se había reservado 134 millones de dólares solo para asegurar a los equipos cuyos jugadores se lesionaran, una cifra que supone más de la cuarta parte del premio en metálico ofrecido a las 32 selecciones participantes. Y, sin embargo, el seguro para jugadores de la FIFA representa únicamente una pequeña parte de los seguros necesarios.

La organización de cualquier acontecimiento de estas características representa un enorme riesgo tanto para el país que los acoge como para los organizadores. Se prevé que la factura final sea para Rusia de unos 11.800 millones de dólares, aunque esta cifra no incluye algunos de los nuevos estadios ni las costosas infraestructuras. También están en juego importantes inversiones de las empresas: publicidad, derechos de retransmisión y patrocinio. En el Mundial de Fútbol 2018, la lista de suscriptores de coberturas de riesgos incluye, además de la FIFA, emisoras, patrocinadores, compañías de viajes, líneas aéreas y comercios. En el Mundial de fútbol 2010, celebrado en Sudáfrica, Lloyd’s estimó en 9.000 millones de dólares el coste de asegurar la totalidad del acontecimiento, incluidos 4.800 para asegurar estadios e instalaciones de entrenamiento y otros 4.200 para asegurar otras oportunidades de negocio vinculadas al acontecimiento. “Algunas de estas oportunidades resultan impensables”, explica Furtschegger.

El seguro de los jugadores constituye un ejemplo de cómo éste debe llegar a los distintos niveles en un acontecimiento de esta magnitud, afirma Furtschegger. “La FIFA cuenta con un programa de seguro que cubre las lesiones de los jugadores y que se abona a las selecciones nacionales; éstas tienen a su vez contratados seguros, por ejemplo, de responsabilidad civil y accidentes personales para sus jugadores, mientras que los jugadores pueden tener también coberturas propias para proteger sus ingresos”.


Sin respuestas a "Sin seguros no habría Mundial de Fútbol"