Sólo 2 de cada 10 menores saben que los jóvenes a partir de 14 años tienen responsabilidades económicas si cometen un delito

Los menores españoles tienen un grado de conocimiento bajo de las posibles consecuencias penales de sus actos. Sin embargo, conocen mejor algunas casuísticas concretas propias de su generación, como pueden ser el acoso escolar o el ciberbullying, según se extrae del segundo estudio realizado por ARAG dentro de su campaña ‘Hechos y Derechos’, que busca concienciar a los más jóvenes sobre sus derechos legales y también sobre las consecuencias de sus actos a nivel jurídico. La abogada de ARAG, Mercè Tabuenca, apunta que “todavía hay mucho camino por recorrer si queremos tener a nuestros jóvenes bien informados sobre la responsabilidad penal, que ya tienen a partir de los 14 años en base a la Ley de Responsabilidad Penal de los Menores, y posteriormente, a partir de los 18 años, en base al Código Penal”.

Del estudio también se desprende que el 79% conoce la edad de aplicación de la Ley de Responsabilidad Penal de los Menores (de los 14 a los 17 años) y el 90% piensa, correctamente, que un menor puede ir a juicio, solo un 9% sabe que los delitos cometidos siendo menor de edad no se convierten en antecedentes penales en la vida adulta. El estudio también indica que un 26% es consciente que un menor, junto a sus padres o tutores, es también responsable de los perjuicios económicos causados por su delito. La mayoría (72%) considera equivocadamente que la responsabilidad económica recae únicamente sobre los padres del menor. Asimismo, un 72% de los menores cree erróneamente que pegar y/o lesionar a su pareja o ex pareja es un delito igual de grave que el de agredir de igual modo a un amigo. Pese a ser un tema en el que a nivel informativo aparece en muchas noticias, sólo el 26% de los encuestados aciertan y constatan que está más castigado pegar a su pareja o ex pareja. Del mismo modo, un 44% sabe que realizar botellón no constituye un delito, pero sí puede suponer una sanción administrativa o multa. En el caso del ciberbullying aciertan afirmando que se trata de un tipo de acoso psicológico que se ejerce por internet y de forma repetida en el tiempo. Muchos de los jóvenes añaden que “se trata de acoso por la red, pero no es en la vida real”, señalando que, en el caso del ciberbullying, al no ser físico, no es del todo ‘real’. Sobre el acoso escolar, indican correctamente que se trata de un maltrato psicológico y/o físico que se realiza en el ámbito escolar, de forma reiterada, “en el que se consigue que las víctimas pierdan la autoestima”.

Comparte esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Sin respuestas a "Sólo 2 de cada 10 menores saben que los jóvenes a partir de 14 años tienen responsabilidades económicas si cometen un delito"